Skip Navigation Links
Portada
Edición Impresa
Clasificados
Horoscopo
Galeria de Fotos
NoticiasExpand Noticias
Comentarios
Diversión/Distracción
Restaurantes
Flyers/Shoppers
   
  Jugadores de posición también están lanzando en el montículo
 
           
 
Anthony Rizzo. Archivo.
     
  Por  Pat Graham.
   
  DENVER (AP) - Para pedir a un relevista hace poco, el manager de los Cachorros Joe Maddon ni siquiera tuvo que señalar hacia su bullpen. Nada más tuvo que apuntar hacia su primera base.
El lanzador de turno: Anthony Rizzo.
En una tendencia al alza esta temporada, la presencia de jugadores de posición en el montículo ha sido más frecuente para evitar el desgaste de los relevistas en partidos con pizarra abultada o como última alternativa.
Al iniciar la jornada, se habían registrado 49 apariciones de 39 peloteros de posición (sin incluir a Shohei Ohtani, quien habitualmente se desempeña como pitcher y bateador designado). Ambas cifras representan récords en la era de la expansión desde 1961, según el Elias Sports Bureau.
“Es chévere estar allí y hacer algo que uno no hace todo el tiempo”, dijo Jordy Mercer, campocorto de los Piratas, quien fue taponero e infielder para Oklahoma State pero nunca ha lanzado en las mayores pese a que ha pedido hacerlo. “Tendrás la pelota en tus manos todo el tiempo”.
Durante un tiempo, Rizzo pidió que le permitieran lanzar. Su oportunidad llegó el 23 de julio, cuando los Cachorros perdían 7-1 ante Arizona con dos outs en la novena entrada. Maddon caminó tranquilamente y le lanzó a Rizzo un guante diferente - que no es para primera base - antes de enviarlo a jugar. Los fanáticos en el Wrigley Field vitorearon al escuchar la música de acompañamiento de Rizzo - que generalmente resuena cuando llega a la caja de bateo.
La melodía siguió sonando durante sus lanzamientos de práctica.
Un bateador, dos sliders - así es como estaban anotados en la lista . Tras un elevado, ahora Rizzo tiene una efectividad de 0.00 en su carrera.
“Él tuvo su oportunidad. Ya no quiero saber nada más”, bromeó Maddon.
Rizzo no ha sido el único que ha recibido la oportunidad de lanzar en la lomita. A continuación, una pequeña muestra de otros casos:
El antesalista venezolano de San Francisco, Pablo Sandoval realizó 11 lanzamientos durante una entrada sin conceder hits ni carreras el 28 de abril contra los Dodgers.
Los Diamondbacks usaron a dos jugadores de posición en un partido. El infielder Daniel Descalso y el receptor Alex Avila lanzaron el 11 de julio, durante una derrota por 19-2 ante Colorado.
Los Cachorros han enviado a cinco jugadores de posiciones al montículo en esta temporada. Aparte de Rizzo, han lanzado el puertorriqueño Víctor Caratini, Chris Gimenez, Ian Happ y Tommy La Stella . En dos ocasiones, han usado más de dos peloteros de posición para improvisar como pitcher en el mismo juego.
Sin hacer un movimiento muy amplio en el brazo, el infielder de los Mets de Nueva York José Reyes debutó en el montículo de las Grandes Ligas el martes, cuando perdieron 25-4 ante Washington. El dominicano realizó 48 lanzamientos en una entrada y permitió seis carreras.
La siguiente situación fue muy tensa: el utility Enrique Hernández, de los Dodgers de Los Ángeles, fue enviado a la loma en la decimosexta entrada el 24 de julio durante un partido contra Filadelfia y concedió el cuadrangular decisivo a Trevor Plouffe con un lanzamiento a 84 mph.
Todo sea por ayudar.
“Es como andar en bicicleta”, dijo Avila tras lanzar dos entradas sin conceder ni una anotación. “No estaba tratando de hacer algo especial, solo quería asegurarme de que estaba tratando de ponchar y eso es todo”.
Una cosa es cierta: Ningún bateador quiere que lo retiren cuando un jugador de posición se convierte momentáneamente en relevista. Pero es un desafío estar allí y enfrentar a alguien que lanza a una velocidad fuera de lo común, como el slider de Rizzo, de 62 mph, la curva de 69 mph que el infielder de Tampa Bay Daniel Robertson lanzó el 7 de abril contra Boston, o la recta de cuatro costuras que el infielder de Minnesota Willians Astudillo tiró contra Tampa Bay el 14 de julio.
“Soy un bateador. Se supone que tengo que batear una de las bolas que él me lanza”, dijo Hernández. “Es un poco difícil cuando el pitcher está lanzado la bola por debajo de la zona de bateo. Eso nunca es entretenido. A menos que uno conecte un vuelcacercas”.
Algunos jugadores de posición no pueden ser enviados al montículo, dado el peligro potencial de que se lesionen el brazo.
La historia de José Canseco sigue siendo una advertencia. El jardinero de los Rangers de Texas lanzó contra Boston el 29 de mayo de 1993, y luego se quejó de que le dolía el brazo. Terminó operado del codo derecho.
Lo gracioso es que muchos jugadores piden que los pongan de pitchers - hasta que se presenta la oportunidad.
“Todos hablan de lo buenos que son lanzado y cuando me he acercado a un par de ellos y les he dicho, ‘OK’. De pronto se les seca la boca y no pueden ni escupir”, dijo Hurdle. “Dicen, ‘Mira, necesito practicar más’. ¿Si? Hace una semana no necesitabas practicar”.
   
 
 
   Mas...
Serena Williams revela dificultades postparto
Serena Williams revela dificultades postparto

Osuna habla con los Astros a puerta cerrada
Osuna habla con los Astros a puerta cerrada
NEW ENGLAND OFFICE


MOUNT WACHUSETT COMMUNITY COLLEGE


RIVERA


Vocero Hispano, Inc. © 2012 All Rights Reserved.